Crónica del Aurrulaque

  • 25 Julio 2018 |

aurrulaque 2018 1El 25 de julio de 1984, en el municipio serrano de Cercedilla, el entonces presidente de la Fundación Cultural de dicho pueblo, Antonio Sáenz de Miera, pondría en marcha una iniciativa que invitaba a sus vecinos a emprender un recorrido que “les reconciliara con la naturaleza”. “Aurrulaque” sería el nombre que le diera, mezcla de la palabra euskera “Aurrera” y el nombre del destino de dicha marcha, la Pradera de Navarrulaque. Y parece buena elección, pues “Aurrera”, traducida al castellano como “adelante” invita precisamente a eso, a que los senderistas, ciclistas o jinetes que iniciaran su ascenso por las diferentes vías que llegan a este paraje, tanto desde la vertiente madrileña como la segoviana, continuasen adelante en su empeño por llegar.

En la Pradera de Navarrulaque, a las doce del mediodía se citaría a los participantes, una vez allí se leería un manifiesto por una personalidad relevante invitada para la ocasión, con la intención de poner en alza y valor la Sierra de Guadarrama y las gentes que le dieron forma.

Muchos han sido los que a lo largo de los años se fueron incorporando a esta idea. Luis Rosales, Camilo José Cela, instituciones como el Ayuntamiento de Cercedilla y la Comunidad de Madrid y el joven y reciente declarado Parque Nacional.

Aquello que comenzó como una idea revolucionaría, permanece viva aún en nuestros días, nutriéndose y creciendo, incorporando a diferentes entidades y personas que de un modo u otro, forman parte de la historia moderna de nuestra Sierra y que hoy, muchos de ellos con el cansancio que regala la edad, miran orgullosos como algo que, en su inicio no sabían cuánto iba a durar, permanece treinta y cuatro años después entre nosotros.

Más de cien personas participaron este año en el Aurrulaque, Carlos de Hita experto técnico de sonido de naturaleza, sería el encargado de leer el manifiesto: “Sierra de Guadarrama: dónde el viento canta”  y con él puso sonido y voz a esta edición.

aurrulaque 2018 2Tras más de tres décadas de dedicación a la organización de este evento, Antonio Sáenz de Miera pasó el testigo a Pedro M. Nicolás Martínez, actual Presidente de la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, para que continuase con este legado que aúne y reúna a todos aquellos amantes de esta Sierra, comprometidos a cuidar, mantener y nunca olvidar los valores de convivencia y conservación de un medio natural único.

Once meses nos separan del próximo Aurrulaque, once meses en los cuales seguir trabajando para que el objetivo, memoria y lucha, de todos aquellos que en su día soñaron con ver la Sierra de Guadarrama, imponente, perfecta y preciosa, declarada Parque Nacional, se sientan orgullosos. Y que esos ojos cansados sigan brillando al contemplar las montañas que los vieron nacer.

*Bibliografía:

Sáenz de Miera, Antonio. 2017 Aurrulaque. Ediciones La Librería.

 

volver arriba