Publicada la resolución que regula la escalada en 2019

  • 08 Marzo 2019 |

reunion escaladaEl Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama posee una riqueza inusual en zonas de escalada, muchas de ellas únicas por su variedad, calidad, estilo, modalidad y dificultad de escalada, lo que convierte a la Sierra de Guadarrama en un referente de fama internacional y de gran tradición montañera. Pero estas paredes, además de atraer escaladores, constituyen el hogar y la zona de cría de algunas de las aves más singulares del Parque. Aves que se enriscan y que emplean huecos y repisas para establecer sus nidos, huyendo de los predadores, buscando la seguridad de zonas, en principio, inaccesibles. Además, algunas de estas aves son especialmente sensibles a la presencia del ser humano, a los ruidos y a las perturbaciones en general. Esta circunstancia es especialmente grave en determinadas épocas puesto que a lo largo del periodo de cría, se pasan por momentos críticos como pueden ser la búsqueda y asentamiento del nido, la incubación de los huevos, los aportes de comida y calor cuando los pollos están recién eclosionados,  y los posibles “sustos” que se lleven los pollos antes de que tengan la capacidad plena de volar y regresar a su nido.

La escalada en estas paredes que, como el resto de las actividades en la naturaleza, ha visto incrementado el número de practicantes, hace necesario un plan de regulación por nidificación en el Parque Nacional que regule tanto a la escalada o el montañismo, como a otras actividades en el medio natural, cuyo último fin es proteger y favorecer la cría de estas especies al tiempo que se concilia con el disfrute de este deporte. La regulación de la escalada por nidificación busca una ordenación de este deporte que permita el disfrute de esta actividad tradicional bajo el paraguas de la conservación. Además del seguimiento de las aves, también se tiene en cuenta el intenso uso público que se hace en ciertas zonas como La Pedriza, donde se estima que más de 525.000 personas acuden anualmente. Aunque la gran mayoría de los visitantes se distribuyen por las sendas principales y puntos de mayor atracción, la infinidad de caminos y zonas donde practicar la escalada hace que el grado de penetrabilidad del público sea bastante grande, apenas dejando zonas en las que la vida silvestre y la ganadería convivan como lo han hecho hasta hace poco.

Al cruzar los datos de nidificación y el conocimiento que se tiene del medio natural con el inventario de vías de escalada se establece la zonificación que se describe a continuación. A grandes rasgos, abarca distintos niveles y grados, yendo desde la escalada no restringida mientras se cumpla la normativa básica, a una prohibición temporal de vías de escalada, sectores concretos, rutas de descenso y los accesos a determinadas áreas, hasta su prohibición total en ciertas zonas. Las regulaciones pueden no provenir directamente de la existencia de nidos en el sector, sino de otros impactos ambientales como puedan ser la suma del número de escaladores junto con el resto de visitantes, los posibles deterioros en la roca, daños en la base de la pared o en los senderos de acceso, etc. En cualquier caso, el Plan de Regulación del Uso Público para la Protección de las Aves Rupícolas en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, es un plan dinámico que debe ser revisado y actualizado mientras dure la época de cría y reproducción de las rapaces y de ser necesario adaptado a las incidencias que se pudieran detectar. Tras la evaluación de los últimos seguimientos de la avifauna del paraje de La Pedriza se han establecido unas actualizaciones no incluidas en la resolución.

De cara a la regulación por nidificación de 2019 se tienen en cuenta estas categorías:

  • B: Zonas donde se restringe la escalada temporalmente
    • B1: Regulación de ciertas vías afectadas
    • B2: Regulación de ciertos sectores afectados
    • B3: Regulación de los accesos a ciertos sectores o tránsito por determinadas zonas
  • C: Zonas donde se permite la escalada durante todo el año

Dejando claro que estas regulaciones buscan la concordia y la compatibilización de intereses y objetivos, la participación de los escaladores y sus organizaciones resulta decisiva para que las medidas de gestión que se adopten resulten efectivas. Afortunadamente estas regulaciones temporales son bien recibidas por la inmensa mayoría de escaladores y han sido consensuadas con la Federación Madrileña de Montaña y con algunas asociaciones en las reuniones previas a la regulación de 2019. El resultado de la regulación se resume en la siguiente tabla, donde se aprecia como el 3,16% del total de las vías inventariadas se restringen temporalmente.

VÍAS DE ESCALADA REGULADAS EN 2019

Número sectores afectados por la regulación

18

Número de sectores regulados con B2

12

Número de sectores regulados con B1

6

Número de vías reguladas

145

Porcentaje total de vías reguladas en 2019

3.16%

VÍALES

Número de viales  regulados (B3)

3

 


Sectores y viales regulados según la resolución

Cancho Centeno o Gran Milanera

Cancho Cofre - El Reloj

Cocodrilo - Nieves - Ventana - Balcon

El Indio

Los Fantasmas

Pajarito

Peña Arcon

Peña Sirio 2

Peñas Cagás

Placas Tamboril

Pájaro

Risco Hueco de las Hoces

Risco del Llanero o Mogote de la Dehesilla

Torreta Porrones o Peña Águila

Sectores y viales regulados dinámicamente

La Nuez

Pájaro

volver arriba