Escalada en roca

Publicado en Montañismo y escalada

Escalada en PeñalaraLa particular configuración del Parque Nacional, especialmente de cumbres, y el tipo de roca que lo conforma hace de este espacio natural un excelente escenario donde practicar la escalada. Desde los inicios del montañismo, la Sierra de Guadarrama se ha convertido en una de las escuelas y zonas de escalada más importantes del centro peninsular, donde se han formado gran parte de los mejores alpinistas y escaladores de Madrid y sus alrededores.

La existencia paredes, escarpes y canchos conforman numerosos rincones donde se practica en todas sus modalidades, alguno de ellos de fama internacional como La Pedriza de Manzanares.

Esta reseña no pretende ser una guía exhaustiva de vías o sectores de escalada, pues son numerosas las publicaciones específicas que recogen las más de 2000 vías que pueden encontrarse en esta zona, con todos los niveles de dificultad posibles. Se trata de una visión general de los principales ámbitos así como de las modalidades más practicadas, la normativa específica y, por supuesto, mostrar un código de buenas prácticas que la gran mayoría de los escaladores ya tiene en cuenta.

Principales sectores de escalada

El Parque Nacional posee centenares de paredes en las que practicar la escalada en todas sus modalidades. Una aproximación a las principales zonas o sectores de escalada son las siguientes:

La Pedriza

Escalada en la pedrizaLa multitud de domos graníticos, fisuras, paredes, desplomes, etc. le convierten, probablemente, en la zona más famosa y variada para la práctica de la escala tanto clásica como deportiva, con niveles de dificultad de hasta 8c+. Existen más de 2.000 vías abiertas y alrededor de 1.500 bloques. Siendo una de las zonas de escalada en adherencia más importantes del mundo.

Los principales sectores son El Indio, El Reloj, El Yelmo Cara Norte, El Yelmo Cara Sur, Muralla del Kumbaya, Cancho Butrón, Cancho de los Brezos, Cancho de los Muertos, La Tortuga, La Muralla China, El Muro, Sector La Tortuga, Pan de Kilo, Peña Sirio, Risco de la Peseta, Risco del Euro y Tamboril.

Macizo de Peñalara

Sus roquedos albergan más de 150 vías de escalada con una dificultad de hasta 7c+, además de canales y cascadas de hielo para la práctica del alpinismo invernal. Es una zona del Parque Nacional donde predominan las rutas clásicas y de estilo alpino frente a la escalada puramente deportiva. Fue reequipada en 2001 por la Comunidad de Madrid, en colaboración con el Comité de Reequipamientos de la Federación Madrileña de Montañismo. En este proyecto se retiraron los seguros y anclajes viejos, reequipando por completo las vías procurando mantener las peculiares características de sus vías de escalada y recuperando el espíritu con el que se abrió cada una de ellas.

Por otra parte, algunas de las zonas de escalada situadas en áreas especialmente frágiles para la conservación han sido desequipadas en su totalidad, estando prohibida la escalada -Pared de la Presa- o permitiéndose únicamente para la escalada en hielo como en la Pared Negra de Peñalara, con el fin de preservar estos ambientes únicos de la naturaleza madrileña.

Los principales sectores son Pared del Zabala, Contrafuerte de la Teresa, Pared del Zabala Sector Derecho, Zona de Bloques de 2 Hermanas, Placas del Duro, El Cosaco (Caras Este y Noroeste), El Trapecio, Pared Negra de Peñalara (No permitida salvo con hielo) y Pared Negra de Claveles.

La Peñota – Siete Picos – Cerro del Telégrafo

La escalada en roca se práctica en esta zona en una serie de riscos y escarpes diseminados a lo largo de diversos enclaves. Los lugares de mayor interés para la escalada se centran en las proximidades de La Peñota, Siete Picos y Cerro del Telégrafo, y en algún otro escarpe aislado.

Casi todas las líneas de escalada se desarrollan sobre afloramientos gnéisicos. La mayoría de las rutas son cortas, como máximo de unos 40 m, y están poco equipadas. El número de vías puede estimarse en 20 o 30.

Cordal de las Cabrillas – entorno de La Barranca

Esta zona del valle de Navalmedio y la Barranca acoge enclaves como las Paredes y canales de la vertiente Sur de La Maliciosa y El Peñotillo, Crestas de Las Buitreras, Escarpes del Risco de los Emburriaderos y el Cordal de Las Cabrillas. La geomorfología de las crestas y zonas altas ofrece importantes posibilidades para la escalada, tanto en roca como en hielo y nieve cuando las condiciones lo permiten, predominando la escalada clásica, con escasas vías equipadas para la modalidad deportiva. Debido a la relativa lejanía de las paredes con respecto a los accesos, las condiciones y la calidad de la roca, la escalada en esta área es poco frecuente si se compara con otros enclaves más idóneos.

La Maliciosa – Sierra de los Porrones

En La Maliciosa se encuentran numerosas y tradicionales vías de escalada clásica, superando las sesenta, algunas de marcada verticalidad y longitud interrumpidas por repisas. Si las condiciones invernales lo permiten, también es posible la escalda en corredores con nieve y hielo en su vertiente sur. También se puede escalar en otros riscos de menor envergadura en sus proximidades como en las laderas más bajas, La Encina, Los Asientos y Los Porrones si bien éstas últimas con limitadas posibilidades por su escasa longitud. desnivel.

Segovia

La escalada en roca se realiza puntualmente en la vertiente segoviana de la Sierra de Guadarrama. Existen vías equipadas en El Chorro Grande y Peña Berrueco (Real Sitio de San Ildefonso).