La Pedriza: batolito granítico singular

Publicado en Relieve

La PedrizaLa Pedriza constituye un relieve singular de montaña, único en la Península Ibérica. Situada en la vertiente sur de la Sierra de Guadarrama, su relieve se caracteriza por un conjunto de peñas y riscos de formas caprichosas. Se trata de un batolito granítico, de unas 3.200 hectáreas, originado en la era Paleozoica -en el periodo Carbonífero-, fruto de la orogenia Hercínica (345-280 millones de años).

La Pedriza puede considerarse como una sierra con entidad propia. El sector oriental de La Pedriza está delimitado por el collado de la Ventana y el de la Dehesilla. Su límite más occidental es la cuerda de las Milaneras, el circo de la Pedriza, cabecera del arroyo de la Dehesilla, y el ámbito más elevado del bloque o escalón suroccidental, la Peña del Yelmo. Los ricos de Las Torres (2.029 m) es la máxima altitud de La Pedriza.

Presenta una elevada diversidad geomorfológica favorecida por la tectónica que la ha compartimentado en bloques, a favor de fracturas y diaclasas. Su consolidación en el interior de la corteza terrestre, su elevación y posteriormente los procesos de alteración y erosión han conducido a las formas de relieve actuales. Estos bloques graníticos incluyen formas típicas: pilancones, marmitas, taffonis, alveolos, balmas, domos, crestas, aristas, berrocales, etc.

Los pilancones son depresiones, de profundidad centi- o decimétrica, circulares o elípticas, sobre una superficie más o menos horizontal siendo sus ejes decimétricos a métricos. Son similares a las marmitas de gigante, aunque no existe corriente de agua que los origine. Son destacables los del Yelmo. Las acanaladuras, son surcos que aparecen en laderas o vertientes inclinadas, sin ser completamente verticales.

El Cáliz Los taffonis son oquedades en las paredes inclinadas o verticales de dimensión variables. Si son pequeñas son alveolos, y si se disponen de forma más o menos geométrica son resaltes en panal. Si el taffoni forma una concavidad basal, se llama balma, que si es a modo de cinturón alrededor de un bloque rocoso el resultado es un tormo, tolmo, pedestal o roca fungiforme. Es característico las culminaciones en roca desnuda, a modo de domos (destaca el semidomo de El Yelmo), de morfología curva y en el que pueden quedar sobre éstos, bolos, desprendimientos de áreas más elevadas, cresterías y agujas, o tors. Destacan las vertientes rocosas modeladas en canchos curvos, con bolos y clastos de la denudación (erosión) de zonas más elevadas.

En su litología predominan claramente los granitos, si bien hacia la zona de Cuerda Larga existe gneis glandular, muy característico del macizo de Peñalara. El tipo de granito es leucogranito de grano grueso de coloración clara, con biotita variable, que por su oxidación la roca adquiere una tonalidad rojiza. También aparecen rocas filonianas a modo de diques, distribuyéndose en las masas graníticas, con una composición microdiorítica, aplítica y de pórfidos graníticos. Destacan las de Charca Verde, por afloramiento de la erosión del río Manzanares, y la antigua cantera de El Jaralón (al este del collado de la Dehesilla).

El YelmoDebido al desigual comportamiento que La Pedriza presenta frente a la erosión, se obtienen todos estos contrastes, que origina un único y auténtico museo al natural de formas graníticas. Las curiosas morfologías que adoptan los riscos dan lugar nombres de formas comunes, como el Yelmo, el Pájaro, la Foca, el Camello, el Elefantito, Canto Cochino, etc. Debido a esta geomorfología, La Pedriza es la zona de escalada más importante de la Comunidad de Madrid.