Aves

Publicado en Fauna

Buitre en vueloEn el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y en su Zona Periférica de Protección hay inventariadas 133 especies de aves con presencia regular durante alguna época del año, dependiendo ésta del carácter estival, invernante o permanente de la especie en cuestión. Los esfuerzos de conservación sobre este grupo faunístico, especialmente desde la redacción de la Directiva 79/409/CEE sobre conservación de las aves silvestres y de sus hábitats han sido notables, sin cuya existencia no podría valorarse la enorme diversidad presente en el Parque Nacional y su Zona Periférica de Protección.

Esta Directiva, y su implementación en el Estado español propició la declaración de una serie de “Zonas de Especial Protección para las Aves” (ZEPA), con la finalidad de preservar las poblaciones de aves catalogadas y de sus hábitats. En el Parque Nacional y su Zona Periférica más de 52.589 hectáreas están bajo esta figura de protección, de las que 44.723 corresponden a la ZEPA Sierra de Guadarrama- ES0000010, en la provincia de Segovia y 7.854 a la ZEPA Alto Lozoya-ES0000057, en la provincia de Madrid.

Mamíferos

Publicado en Fauna

Cabras montesas en La MaliciosaEn el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y en su Zona Periférica de Protección hay inventariadas 58 especies de mamíferos, de los que 6 son endemismos ibéricos (la liebre ibérica, el topillo lusitánico, la musaraña ibérica, el topo ibérico, el desmán ibérico y el topillo de Cabrera). Las montañas mediterráneas como la Sierra de Guadarrama constituyen áreas importantes para la conservación de la diversidad y riqueza de especies de fauna en general y de los mamíferos en particular.

El enfriamiento y la intensificación de las precipitaciones con la altura las convierten en islas de características bioclimáticas diferenciadas de las llanuras circundantes muy propicias para la acogida de especies típicamente eurosiberianas, como el desmán ibérico, la musaraña enana, el topillo campesino o el topillo nival. Además, su relieve y sus zonas agrestes han permitido conservar especies de gran tamaño que en otras zonas no han encontrado refugio adecuado como el corzo, el gato montés, la nutria o el tejón.

Anfibios

Publicado en Fauna

Juvenil de sapo parteroEl inventario de anfibios del Parque Nacional y su Zona Periférica de Protección está formado por 15 especies, de las cuales 5 son endemismos ibéricos. Varios estudios sobre las áreas de interés para la conservación de anfibios en la Península Ibérica, han señalado la importancia de la Sierra de Guadarrama y en especial del Macizo de Peñalara en la conservación de numerosas especies.

Este espacio cuenta con una diversidad considerable en cuanto al número de especies de anfibios que alberga. Tan sólo en los humedales del Macizo de Peñalara, incluidos en el listado RAMSAR, se encuentran habitualmente nueve especies: la salamandra común (Salamandra salamandra), el tritón jaspeado (Triturus marmoratus), el introducido tritón alpino (Mesotriton alpestris), la rana común (Pelophylax perezi), la rana patilarga (Rana iberica), el sapo común (Bufo spinosus), el sapo corredor (Bufo calamita), el sapo partero común (Alytes obstetricans) y la rana de San Antonio (Hyla molleri), aunque en algunos muestreos también fue detectado el sapillo pintojo ibérico (Discoglossus galganoi).

Reptiles

Publicado en Fauna

Lacerta montícolaEn el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y en su Zona Periférica de Protección hay inventariadas 23 especies de reptiles, lo que da idea del destacado papel que representa la Sierra de Guadarrama en la conservación de este grupo faunístico. Diversos inventarios de áreas de interés para la conservación de la herpetofauna Ibérica, han subrayado la importancia de la conservación de dos enclaves incluidos en este espacio protegido, el macizo de Peñalara y la cuenca alta del Manzanares. Dado que ambos lugares constituyen zonas, en mayor o menor medida, de cabecera fluvial, y que han estado desde hace tiempo protegidas por diferentes figuras de protección regional, han mantenido unas condiciones ambientales propicias para la conservación de los ecosistemas de estas especies. La abundancia de individuos en determinados taxones, junto al elevado número de endemismos, justifican el destacado valor de estos enclaves, no solo en un marco regional sino incluso nacional y europeo. El gradiente ombrotérmico vinculado a la altimetría y relieve de la Sierra, favorece la existencia de una gran variedad de biotopos óptimos para la presencia de reptiles.

De las 23 especies citadas, la lagartija serrana, lagarto verdinegro y lagartija roquera presentan un área de distribución limitada a ambientes de montaña. En el Parque Nacional, la mayor riqueza de especies aparece significativamente a altitudes intermedias, de entre 1.000 y 1.650 m, viéndose ésta mermada a medida que ascendemos o descendemos en altura. Todo ello lleva a valorar positivamente, y de una forma contrastada, la importancia de conservar los parajes de media altitud, coincidentes en su mayor parte con las laderas de la Sierra de Guadarrama, propicias para la distribución de los reptiles.

Peces

Publicado en Fauna

Barbo comizoEn el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y en su Zona Periférica de Protección hay inventariadas 17 especies de peces. En general, la Sierra de Guadarrama presenta una serie de particularidades biogeográficas en lo relativo a su ictiofauna. Para ciertas especies, como la bermejuela (Achondrostoma arcasii) o la lamprehuela (Cobitis calderoni), la Sierra de Guadarrama constituye su límite meridional de distribución. Para otras, en cambio, como el barbo comizo (Barbus comiza), marca su extremo más septentrional. Como en la mayoría de los ríos españoles, en este ámbito se han producido numerosas introducciones de especies piscícolas. Entre ellas, y dentro de los límites del espacio protegido destacan el perca sol (Lepomis gibbosus), el gobio (Gobio lozanoi), la carpa (Cyprinus carpio) y el carpín (Carassius auratus).

La Sierra de Guadarrama vierte sus aguas en su lado castellano-leonés únicamente a la cuenca hidrográfica del Duero, mientras que la zona madrileña forma parte de la cuenca del Tajo. La comparación entre la comunidad íctica de la cuenca del Duero (Segovia) y la del Tajo (Madrid), revela una diferencia notable con una comunidad de peces menos rica en la vertiente segoviana, aunque mejor conservada, pues posee menos taxones introducidos o exóticos.

Invertebrados

Publicado en Fauna

Graellsia isabellaeLos invertebrados son el grupo con mayor número de especies en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Su elevada diversidad y adaptabilidad a las condiciones climáticas del medio - bajas temperaturas, elevada innivación y pluviosidad, fuertes vientos y elevada radiación solar - acortan su ciclo biológico. Estas variables extremas han originado, fundamentalmente en los insectos, estrategias adaptativas muy variables, desde formas singulares y tamaños reducidos hasta el rango más diverso de coloridos, como la ornamentación de los élitros de especies de coleópteros, o el llamativo cromatismo de las mariposas.

En el Parque Nacional, la primavera y verano es la época por excelencia de tan llamativo espectáculo, periodo cuando las larvas de insectos tras pasar el invierno bajo el suelo, la nieve y hielo, emergen en sus fases adultas. Este proceso de metamorfosis común a todos los insectos, origina una explosión de vida y desencadena una carrera contrarreloj para asegurarse la descendencia en años venideros.