Ríos de la Sierra de Guadarrama

Publicado en Ríos y humedales

Rio manzanaresLa Sierra de Guadarrama es divisoria de aguas de dos grandes cuencas: al sur la del Tajo, y al norte la del Duero. A su vez es la divisoria administrativa entre las comunidades de Madrid y Castilla y León. Los principales ríos de la Sierra de Guadarrama, tienen su origen en el Parque Nacional y se engloban en los sistemas naturales de la ley 30/2014 de Parques Nacionales, como cursos de agua y bosques de ribera. En total existen 337 km de cursos fluviales (169 km en la vertiente sur y 168 km en la vertiente norte), de los cuales 227 km son permanentes y 109 km temporales, si bien los pequeños arroyos, regatos y coluviales, característicos de este Parque Nacional, incrementaría al doble los cursos de agua presentes. Todos ellos se engloban, según la tipología de la instrucción de planificación hidrológica, como ríos de montaña mediterránea silícea.

Las aguas de los ríos del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama son oligotróficas, de muy baja mineralización, condicionado por el sustrato predominante de la sierra: gneis y granito. Se trata de ríos y arroyos de montaña con un marcado carácter mediterráneo como consecuencia del clima de la zona, variando de altitud entre los pisos supra, oro y crioromediterráneo.

Humedales del Macizo de Peñalara

Publicado en Ríos y humedales

Charca de alta  montañaEn el Macizo de Peñalara se encuentran una serie de humedales, de origen ligado a la actividad glaciar de los últimos hielos, de gran interés y valor ecológico. De entre todos ellos, destaca por su tamaño y localización en un circo de singular belleza la laguna Grande de Peñalara, existiendo otras de menor entidad como las lagunas de Pájaros o de Claveles, así como numerosas charcas y zonas turbosas repartidas por todo el macizo. Esta riqueza en ecosistemas acuáticos de alta montaña ha permitido la inclusión de los Humedales del Macizo de Peñalara como sitio Ramsar del listado de humedales de importancia internacional.

Cuando estos enclaves lacustres se encuentran esporádicamente en una región, adquieren un notable grado de representatividad e incluso un carácter emblemático, muchas veces propio de grandes lagos de otras latitudes. Es éste el caso de la laguna de Peñalara, uno de los destinos favoritos de los visitantes del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. En el pasado, esta laguna sufrió un importante deterioro como consecuencia de un uso turístico inadecuado, lo que motivó que se realizase un importante proyecto de restauración ecológica. Actualmente, la visita a este lugar está sujeta a determinadas limitaciones para mantener en excelentes condiciones su estado ecológico.