Información del riesgo de aludes

Publicado en Condiciones actuales

Durante la temporada invernal se publica aquí la previsión de riesgo de aludes elaborado por AEMET para la Sierra de Guadarrama.

Durante el invierno pueden producirse las condiciones necesarias para que se desencadenen aludes, bien de forma espontánea o bien debido al paso de personas. Estos riesgos pueden evaluarse mediante sondeos del manto nival, pudiendo comunicarse a los interesados mediante una escala internacional fácilmente comprensible.

La escala europea de riesgo de avalancha comporta 5 niveles de riesgo definidos por una evaluación de la estabilidad y de sus consecuencias en términos de probabilidad de activación de avalancha.

En montaña el riesgo cero no existe y el peligro al que se expone une esquiador o montañero crece con el valor del índice.

 

Escala europea de riesgo de aludes 

 

Nivel de peligro

Estabilidad del manto nivoso

Probabilidad de desencadenamiento de aludes

Consecuencias para personas fuera de zonas seguras / Recomendaciones

MUY FUERTE

nivel-5

El manto nivoso es, en general, muy inestable.

Son esperables numerosos aludes grandes, en algunos casos muy grandes, desencadenados espontáneamente, incluso en laderas sólo moderadamente inclinadas.

Condiciones altamente desfavorables. Evitar el terreno abierto.

FUERTE

nivel-4

El manto nivoso está débilmente estabilizado en la mayoría de laderas empinadas (*).

Es probable el desencadenamiento de aludes, incluso debido a sobrecargas débiles (**), en muchas laderas empinadas (*). En algunos casos, son esperables numerosos aludes de tamaño medio, y frecuentemente grande, desencadenados espontáneamente.

Condiciones desfavorables. Se necesita gran experiencia para evaluar el peligro de aludes. Permanecer en laderas poco inclinadas / estar atento a las canales de aludes

NOTABLE

nivel-3

El manto nivoso está entre moderada y débilmente estabilizado en numerosas laderas empinadas (*).

Es posible el desencadenamiento de aludes, incluso debido a sobrecargas débiles (**), especialmente en las laderas empinadas cuyas características se describen en el boletín. En algunos casos, son posibles aludes de dimensiones medias y a veces grandes, desencadenados espontáneamente.

Condiciones parcialmente desfavorables. Se necesita experiencia para evaluar el peligro de aludes. Las laderas empinadas de las orientaciones y tramos de altitud indicados deben evitarse si se puede

LIMITADO

nivel-2

El manto nivoso está en algunas laderas empinadas solo moderadamente estabilizado (*); en el resto, está, en general, bien estabilizado.

Es posible el desencadenamiento de aludes, sobre todo por sobrecargas fuertes, especialmente en aquellas laderas empinadas cuyas características se describen en el boletín. No se esperan aludes grandes desencadenados espontáneamente.

Predominio de condiciones favorables. Selección cuidadose de la ruta, especialmente en laderas empinadas de las orientaciones y tramos de altitud indicados

BAJO

nivel-1

El manto nivoso está, en general, bien estabilizado.

En general, sólo es posible desencadenar aludes en laderas muy inclinadas o en terreno especialmente desfavorable (*) y a causa de sobrecargas fuertes (**). Espontáneamente sólo pueden desencadenarse coladas o aludes pequeños.

 Condiciones en general seguras

 

(*) Las áreas favorables a los aludes se describen con mayor detalle en los boletines de peligro de aludes (altitud, orientación, tipo de terreno, etc.).
- Terreno poco o moderadamente inclinado: laderas con una inclinación menor de 30º.
- Laderas empinadas: laderas con una inclinación mayor de 30º.
- Terreno muy inclinado o extremo: laderas de más de 40º de inclinación y terreno especialmente desfavorable debido a su perfil, la proximidad a las
crestas o la escasa rugosidad de la superficie del suelo subyacente.
(**) Sobrecargas:
- Débil: un único esquiador o surfista, moviéndose con suavidad y sin caerse. Grupo de personas que respetan la distancia de seguridad (mínimo de 10 m). Raquetista.
- Fuerte: dos o más esquiadores/surfistas etc. sin respetar la distancia de seguridad.