Seguimiento de la colonia de buitre negro

Publicado en Seguimiento

buitre negro posadoEl buitre negro (Aegypius monachus) se encuentra entre las aves más amenazadas de Europa. Esta situación queda reflejada en la Directiva 79/409/CEE sobre conservación de las aves silvestres al incluir a esta especie en su Anexo I emplazando la declaración de ZEPA a toda área que cuente al menos con una pareja nidificante. Las poblaciones de buitre negro de la sierra de Guadarrama se reparten entre dos ZEPAS inmersas en el Parque Nacional, con poblaciones en Rascafría, Valsaín, río Moros, Pirón y Navafría. Si se consideran las poblaciones de la sierra de Guadarrama como una única, sería la cuarta colonia más grande de España tras las de la Sierra de San Pedro, Monfragüe (Extremadura) y Cabañeros (Castilla-La Mancha).

Estas poblaciones poseen un gran interés de cara a la conservación del buitre negro en el centro de la península Ibérica, ya que acoge aproximadamente al 4% de la población española. Además, dicha colonia se localiza a poca distancia de una ciudad como Madrid, en una zona de alta presión turística y recreativa y en bosques aún sujetos a explotación forestal.

La compleja situación de la especie implica la necesidad de disponer de información detallada sobre sus poblaciones, mejorando la gestión y haciendo compatibles los usos y aprovechamientos existentes en la zona con la conservación de las poblaciones de esta especie amenazada. Pero además, dado el ciclo biológico tan largo de la especie, estos datos deben obtenerse durante series largas de años, de modo que puedan establecerse relaciones significativas entre la incidencia de diferentes factores sobre la colonia y su evolución, que puedan corroborar las propuestas de gestión. En cualquier caso, el conocimiento del emplazamiento del nido de cada pareja en cada temporada, así como de su fenología reproductiva, resultan imprescindibles para una correcta gestión de la población de esta especie con relación a la explotación y los trabajos forestales que se realizan habitualmente en las masas boscosas en las que se asienta la colonia.

Con el objetivo de mantener un nivel de conocimiento adecuado para la conservación de las poblaciones del Parque Nacional, se comenzó en el año 1992 la localización de las plataformas de la colonia de buitre negro ubicada en la ZEPA Alto Lozoya que es una de las más septentrionales de la Península Ibérica. Para esta labor se cuenta desde el año 1997 con la colaboración de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), que desde ese año y hasta la actualidad se realiza un minucioso seguimiento de la colonia.

El objetivo principal del seguimiento es la actualización del estado de la población reproductora, haciendo especial hincapié en el número de parejas, periodos de puesta, nacimiento de pollos, fechas de primeros vuelos y emancipación de los jóvenes.

Evolución de la colonia

Las primeras estimaciones conocidas de la población de buitre negro en la zona son del año 1973, cifrando la población de la vertiente madrileña en 6 parejas. Los últimos datos del año 2015 arrojan un total de 113 parejas (102 reproductoras y 11 no reproductoras) para la parte madrileña del Parque Nacional. De éstas un 58,4% se localiza en montes de titularidad privada y el resto en montes de titularidad pública. De las 102 parejas que realizaron la puesta en 2015 fracasaron 36 (35,3%). El resto de las parejas reproductoras sí tuvieron éxito en la reproducción, dando lugar a 66 pollos volados en la colonia. Durante las tareas de seguimiento se han localizado 141 plataformas de buitre negro, de las cuales 117 se mantienen en buen estado.

evolucion buitre

La tendencia poblacional es claramente positiva: con un incremento del 291% entre 1997 y 2015. Los valores medios de productividad (pollos volados por pareja) y éxito reproductor (pollos volados por pareja reproductora) en 2015 son de 0,58 y 0,65 respectivamente. El número de pollos volados ha sido alto y por encima del valor medio de las últimas cinco temporadas.

Marcaje

Una parte importante de los trabajos de conservación abordados en la última década ha estado dedicada al marcaje de parte de la población de buitre negro. El anillamiento de pollos en la colonia de la ZEPA Alto Lozoya se inició en el año 1998; desde entonces se han anillado 742 pollos, de los cuales 66 se han realizado en verano de 2015, aportado mucha información sobre causas y puntos de mortalidad, zonas de dispersión, filopatria, etc. Durante el anillamiento se procede también a la toma de la biometría básica a todas las aves y muestras biológicas para su sexado y análisis sanitario. Entre los controles de 2015 de aves en áreas más alejadas de la colonia y fuera de las áreas de alimentación más habituales se pueden destacar un buitre anillado en 2014 y controlado en la Reserva Nacional de Caza de Boumort, en Lérida.

El anillamiento de adultos se inició en el año 2003 y se han marcado ya 22 ejemplares adultos con emisores. Estos trabajos están permitiendo recopilar gran cantidad de información sobre el buitre negro en esta colonia que sirve para conocer mejor su biología, los problemas que puede tener e intentar establecer soluciones para conservar esta especie amenazada.

Durante 2014 se marcó un pollo con emisor GPS, conociendo así con detalle, su actividad diaria. Estos emisores, a diferencia de los emisores terrestres, no precisan de un costoso equipo de personal en campo para seguir al ejemplar cada día. Las localizaciones se descargan a través de internet y con cartografía y fotografía aérea se puede estudiar sus áreas de campeo y alimentación, siendo tan sólo necesario ir al campo puntualmente para obtener información concreta sobre las zonas que utiliza el ejemplar.

Actualmente hay dos ejemplares marcados con emisor satélite-GPS funcional.