Especies invasoras - Erradicación del salvelino

Publicado en Actuaciones

salvelinoUno de los mayores problemas ambientales en la actualidad es la proliferación de especies invasoras, responsable de una gran perdida de biodiversidad en todo el mundo. En los ecosistemas acuáticos de la Sierra de Guadarrama desde hace años se ha establecido una población de visón americano (Neovison vison), una especie invasora que ha colonizado muchos de los ríos españoles. En los últimos años también se ha detectado el cangrejo señal (Pacifastacus leniusculus) en las partes bajas del río Lozoya. Ambas especies se limitan prácticamente a la Zona Periférica de Protección, si bien se está realizando un seguimiento de su distribución en la sierra y análisis de su tendencia y tamaño poblacional.

En cualquier caso, la Sierra de Guadarrama es uno de los pocos ejemplo de éxito en la erradicación de una especie introducida: el salvelino (Salvelinus Fontinalis), erradicado de la Laguna Grande de Peñalara y de los arroyos de la Hoya de Peñalara. El salvelino es un salmónido nativo del NE de Norteamérica. Vive en lagos y ríos de aguas frías, claras y bien oxigenadas. Es una carnívoro muy voraz, que se alimenta de macroinvertebrados, zooplancton de gran tamaño, juveniles de peces y larvas de anfibios. Los adultos rondan generalmente los 20-35 cm de longitud y menos de 0,5 Kg de peso. Fue introducido alrededor de 1970 en la Laguna Grande de Peñalara, donde anteriormente no había peces, y de ahí colonizó los arroyos de la Hoya de la laguna por migración aguas abajo.

Erradicación del Salvelino

La introducción del salvelino en la Laguna Grande de Peñalara originó la desaparición de numerosas especies de organismos acuáticos, así como cambios en las densidades de las especies presentes. Por ejemplo, la presencia del salvelino provocaba mayores densidades de rotíferos (Asplachna priodonta, Keratella quadrata) frente a cladóceros y copépodos de mediano tamaño (Ceriodaphnia reticulata, Alona quadrangularis, Tropocyclops prasinus, Eucyclops serrulatus), a la vez que prácticamente desaparecieron los cladóceros de gran tamaño (Daphnia pulicaria). Algo similar ocurrió con los macroinvertebrados acuáticos, con la desaparición de especies de gran tamaño (tricópteros, heterópteros, odonatos) tras la introducción del salvelino.

El proyecto de erradicación se realizo entre el verano de 1999 y el verano 2004, aunque con diferente esfuerzo en los distintos años. Se emplearon 5 redes de agalla (de 30 m de longitud) compuestas de 12 paneles de 2,5 m x 1,5 m, de entre 5 y 55 mm de luz de malla. Se inició con una pesca activa, es decir, se pusieron las redes y se revisaron cada 2-48 horas. Según se iba reduciendo el éxito de captura, se empezó a emplear una pesca pasiva, colocando las redes en el fondo de la laguna durante largo tiempo (meses), salvo breves períodos para la reparación y limpieza de las redes. La última captura registrada se realizó en la primavera de 2002, contabilizando desde el inicio de la erradicación un total de 550 individuos, de hasta 4 años de edad.

La erradicación ha supuesto un cambio muy notable en las poblaciones de organismos acuáticos, con una rápida colonización de nuevas especias. Así, se ha pasado de 9-13 familias de organismos acuáticos cuando estaba el salvelino a 23-26 familias tras los trabajos de erradicación.Todas estas especies aparecen en charcas próximas, que han servido de foco de expansión para la recolonización de la laguna.

pesca electricaPor otra parte, el salvelino colonizó los arroyos situados aguas abajo de la laguna, en la Hoya de Peñalara. En este caso, desde 2002 a 2012 se ha estado realizando con dos equipos de pesca eléctrica de mochila alimentados por baterías, dividiéndose el trabajo en sesiones. En cada sesión se recorren dos veces cada uno de los arroyos. En 2008 ya se observó el colapso de las poblaciones de salvelino en el Arroyo de la Laguna de Peñalara y en el Arroyo Dos Hermanas, y en 2013 se confirmó la definitiva erradicación de esta especie.

La completa erradicación del salvelino en estos arroyos resulta de especial interés, dada la idoneidad de este curso de agua como hábitat para R. iberica. Así, está siendo empleado como lugar de recepción de las translocaciones de ejemplares de rana patilarga.