Un pariente en Mallorca

Esta semana hemos visitado la isla de Mallorca para continuar con los esfuerzos de eliminación del hongo patógeno que compromete la supervivencia del ferreret, especie de sapo partero endémica de Baleares. Nuestra experiencia en Mallorca demuestra que es posible eliminar el hongo del medio y nos ha animado a emprender este proyecto para actuar en la Sierra de Guadarrama.

Leer más ...

En primavera, salimos fuera

Después del largo invierno en el interior del Centro de Cría, hemos sacado a los sapos parteros más desarrollados de nuestra población cautiva a la instalación exterior, donde pasarán la primavera y el verano. Como cada año, comienza la estación de cría, y esperamos que estos individuos reproductores den lugar a una nueva generación de sapos para continuar reforzando su población en el Parque Nacional.

Leer más ...

Pequeños depredadores

Os presentamos a los protagonistas de este proyecto: los sapos parteros comunes. Podéis ver un vídeo con algunos de los ejemplares del Centro de Cría en Cautividad de Anfibios Amenazados de la Sierra de Guadarrama. Observar a estos animales cazando nos recuerda su importante función en los ecosistemas controlando las poblaciones de insectos.

Leer más ...

La temperatura: el factor clave para el desarrollo la quitridiomicosis

Nuestro artículo, recientemente publicado en la revista PLoS ONE, describe cómo la temperatura mínima del agua de, tan sólo, los dos días antes a la toma de muestras es el mejor predictor de la carga del hongo Batrachochytrium dendrobatis de las larvas de sapo partero común. Hasta ahora, ningún estudio había realizado un seguimiento de la carga del patógeno en larvas de anfibios durante todo un año, relacionándola con la temperatura del agua. Posiblemente, las bajas temperaturas del agua estén produciendo una caída del sistema inmune de las larvas, aumentando así su susceptibilidad al hongo patógeno.

Leer más ...

Haciendo de sapo partero padre

Los sapos parteros macho llevan la puesta de huevos en sus patas traseras durante semanas, hasta depositarlos en el agua cuando ya están listos para la eclosión. Por desgracia los machos primerizos suelen perder la puesta, y los huevos mueren a los pocos días por la acción de hongos y otros microorganismos del ambiente, ya que no cuentan con las defensas de la piel del padre. Mediante un experimento, estamos ensayando diferentes métodos para sacar adelante las puestas de sapo partero sin la ayuda del macho.

Leer más ...

logo FBBVA

logo mncn

logo CSIC