Bosques, paisajes naturales y salud. ¡Sumérgete en el bosque!

010 01 bosqueLos bosques son una parte fundamental del paisaje y llevan asociados un modo de vida tradicional con fuertes valores culturales y espirituales. Además, aquellos al alcance de las poblaciones urbanas, y en especial los que se encuentran dentro de un espacio natural protegido cumplen funciones medioambientales, recreativas, de salud y de bienestar en la medida que se trata de lugares en los que la gente puede satisfacer necesidades psicológicas, emocionales y espirituales.

En la Naturaleza, las personas tienden a ejercitarse durante más tiempo de manera más libre y vigorosa. La luz natural es conocida por sus efectos terapéuticos, además de su efecto positivo frente al estrés y los desórdenes de atención, entre otros. Este uso de los Parques y la Naturaleza para mejorar la salud y el bienestar, se apoya en la Declaración de Yakarta (Organización Mundial de la Salud, 1997).

Los principales beneficios que ofrecen los bosques se clasifican en mentales, físicos y sociales y se recogen en la siguiente tabla:

 

BENEFICIOS MENTALES

BENEFICIOS FÍSICOS

BENEFICIOS SOCIALES

Reducción de trastorno por déficit de atención y ansiedad.

Disminución del riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer y osteoporosis.

Mejora en la percepción de comunidades.

Efecto anti-estrés y eliminación de la fatiga mental. Disminución de la ira.

Disminución de diabetes tipo 2 y obesidad.

Mejora de la interacción social.

Estado de ánimo positivo y refuerzo de la salud mental y el bienestar.

Mejora de los niveles de estamina y de movilidad.

Disminución de desigualdades basadas en el poder adquisitivo.

Disfrute y estimulación de los sentidos.

Aumento de niveles de serotonina.

Mejora de la relación entre comunidades, individuos y los bosques.

Los espacios naturales protegidos y sus bosques ofrecen, por tanto, escenarios idóneos dónde desarrollar actividades que apoyen tanto la prevención de enfermedades como la promoción de hábitos saludables, de alimentación y estilos de vida sana y la recuperación frente a situaciones de estrés, pérdida de autoestima, etc.

Esta función benefactora de los bosques cobra singular importancia en los bosques próximos a grandes concentraciones urbanas como es el caso de Madrid. Habría que preguntarse cuántos tratamientos y asistencias hospitalarias relacionadas con patologías del sistema nervioso y cuadros de ansiedad y depresión se evitarían con el disfrute de la Sierra de Guadarrama.

Ya en 1982 los japoneses crearon una técnica de aniquilación del estrés denominada Shinrin – Yoku que consiste en dejar que la naturaleza entre por los cinco sentidos y ejerza su terapia. Así que, sumérgete en la Naturaleza, y ven a los bosques porque en ellos encontrarás descanso.

volver arriba